viernes, 17 de junio de 2011

Al maestro

maestro solitario
En el camino empolvado,
Se notan brillar tus pies,
Aun desde lo lejano,
A ti se te puede ver.

Nunca tu sombra oscurece
En ti se puede creer
Si es como luz tu palabra
Todo iluminas con tu ser.

Maestro, que tanto peleas,
Para a la ignorancia vencer.
Sabrás que es cruel el camino,
Que a ti te gusto escoger.

Nunca tendrás de mi olvidos,
Maestro, tú me enseñaste a ver,
Que el conocer no es estorbo.
Tú me enseñaste a leer.

Anónimo

5 comentarios:

  1. Muy bello, muchas gracias. Elena Pometti Meles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-) Gracias Elena. Sí, en verdad es bello...

      Eliminar
  2. Me encantó, su autor debería ser reconocido y no desconocido...

    ResponderEliminar
  3. Me encantó, su autor debería ser reconocido y no desconocido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente es así, Sandra. Lamentablemente no hay datos sobre el autor. Tal vez, andando el tiempo, alguien nos provea alguna información sobre esto. Gracias por compartir. Atentamente, Mirta de Eisenkölbl.

      Eliminar

Aprecio mucho su comentario. Cordialmente, Mirta Delia.